Losa del Extraterrestre de Casar de Cáceres


Losa del Extraterrestre de Casar de Cáceres

N.º de producto: 1054

En existencias
se puede enviar en 2 días

19,99
El precio incluye el IVA


Es el Extraterrestre de El Casar. El Astronauta de piedra que pasó décadas condenado y empotrado en la pared del cementerio ante la inquietud del cura y el temor de los vecinos. Las ancianas se santiguaban y los niños le tiraban piedras. Sin embargo el ser, único en el mundo, representado en esta estela funeraria del siglo II, sonreía pacíficamente. Su casco semiesférico, sus botas cuadradas de aspecto pesado y sus hombreras le dan el imponente aspecto de un recuerdo del futuro. ¿De dónde había venido y por qué su retrato quedó grabado para siempre en una lasca de piedra de un pequeño pueblo de Cáceres?

Esta impresionante pieza ha sido olvidada durante siglos. Pero ahora los historiadores han descubierto la enigmática inscripción que se dibuja en su cuerpo.
Un mensaje que habla de la luz, el viaje....y el misterio.
La gran joya de la astroarqueología española por fin puede estar en tus manos en esta edición única.

Dimensiones: 21,5 cm. alto, 9 cm. ancho y 3 cm. grosor.

Material: marmolina

EL "EXTRATERRESTRE" CELTIBÉRICO DEL CASAR

Extracto del libro 'Enigmas sin resolver' de Iker Jiménez, editorial EDAF.

Para Juan Gil no cabía duda; aquella era una pieza extraordinaria. "Apareció un buen día -me comentaba -en el cementerio del Casar de Cáceres adornando una de sus tapias. Es un emplazamiento extraño, ya que ni siquiera estaba dentro del recinto, sino mirando para afuera en un lugar en el que solo hay campo y cielo."

“El verdadero descubridor fue un escritor trujillense, Alfonso Naharro, que tenía un grupo de recogida de restos arqueológicos y fue informado de la extrañísima figura.  Cuando yo la vi me llevé una impresión tremenda. Realmente era algo inusual y jamás visto en la arqueología. Los restos romanos y celtibéricos, con los que se la asoció, son radicalmente distintos. Estas tradiciones culturales intentaron, en la provincia, reflejar lo más fielmente a los retratados. Las estelas funerarias antropomorfas son de otro tipo, no existen de cuerpo entero...y menos con esos ojos, ese cráneo, esas botas... y esa inscripción misteriosa aún no traducida."

Efectivamente "el extraterrestre del Casar" posee unas letras grabadas y grotescas, ilegibles para el profano, a lo largo del "traje". Son caracteres que aún no han logrado ser descifrados y que representan otro gran enigma.

Vídeo de Annaïs Pascual | Naveibera.com

A la búsqueda de respuestas acudí al "Corpus de inscripciones latinas", elaborado por el infatigable Ricardo Hurtado de San Antonio, profesor del Seminario Mayor de Cáceres, que fue otra de las contadas personas que vieron al "ser" enclavado en la pared del cementerio. Así se refería al extraño "ídolo cósmico":

"En el inicio del pasado curso académico, recogiendo material para mi tesis en la rama de Historia,  me informaron de la existencia de una piedra "con una figura que parece un extraterrestre" en frase literal del casareño que me proporcionó la noticia. Se trata de una estela antropomórfica de granito gris que representa, simétricamente enmarcada, una extraña figura humana, desnuda, frontal, de cabeza abombada, ojos orientales sonrientes, largo cuello, hombros levantados, piernas desproporcionadas y musculosas, y pies calzados con unas gruesas botas. Está tallada a bajorrelieve. Su conservación es perfecta y milagrosamente intacta a pesar de hallarse durante muchos años empotrada en el muro. Habría que datarla en el apartado de las estelas de la edad del bronce y  fecharla en el siglo I a.C."

Acerca del significado de las inscripciones existen diversas teorías pero todas confluyen en una...no se sabe que quiere decir lo escrito en la piedra. La única palabra completa que se ha podido analizar es "ILUCIA" la que aparece a la altura del pecho y que según el geólogo Juan Gil puede tener su raíz en "Lux-Lucis", o dicho de otro modo,...luz.

El profesor de epigrafía Hurtado de San Antonio se extrañó que esa pieza jamás hubiese sido catalogada. Al estudiarla pacientemente descubrió que podría tratarse de un texto redactado en una lengua indoeuropea céltica influida por corrientes íberas. Ante su extrañeza afirma que "Aunque nos encontramos ante letras latinas  nos vemos imposibilitados de emplear los clichés de las transcripciones romanas a las letras de la estela que nos ocupa. Pudiéramos haber hecho combinaciones para que nos encajaran en algunas de las fórmulas, pero hubiera sido falseando la historia. Es una inscripción intraducible, tan solo semejante a las existentes en Arroyo de la luz."

¿Quién hizo esa figura hace dos mil cien años? -me preguntaba en la soledad de aquel lugar- ¿qué o a quien pretendía retratar? ¿Acaso era el reflejo en piedra de lo observado en ese tiempo remoto en las cercanías de aquellas poblaciones? ¿Qué papel jugaba la palabra "luz" con aquel ser futurista plasmado antes del nacimiento de Cristo?...

Vídeo de Annaïs Pascual | Naveibera.com

Mirando fijamente a aquel insólito y desestabilizador personaje no pude evitar recorrer 11.000 kilómetros con la mente hasta situarme sobre la célebre Pampa Colorada de nazca, en los desiertos sureños del Perú,  donde una remota civilización asentada allí hace unos 2500 años dibujo las célebres figuras y “pistas” que hoy son ya Patrimonio de la Humanidad. Recordé en aquella sombría sala como, en uno de mis vuelos en avioneta sobre las enigmáticas y gigantescas formaciones peruanas, realicé varias fotografías de una figura antropomorfa de más de 80 metros de largo y situada sobre un loma, que la voz popular bautizó como “El Astronauta”. Esta imagen dibujada en el desierto reflejaba en las ardientes arenas a un ser tocado con escafandra, grandes ojos circulares, una especie de traje ceñido y gruesas botas de caña alta. Las coincidencias eran sobrecogedoras. y no me resistí a preguntarme si esos seres, los “astronautas del pasado” pulularon por algunas regiones del planeta y los artistas, a su modo y estilo, los reflejaron con los materiales más familiares. Mirando la estela del Casar la sospecha, inevitablemente, era cada vez más grande.

Iker Jiménez

También recomendamos

Astronauta Maya
19,99 € *
Ser de Pascagoula
29,99 € *
Mothman
29,99 € *
*
Los precios incluyen el IVA

Los clientes que han comprado este producto también han comprado

La Dama de Elche
29,99 € *
Moai (modelo 1)
19,99 € *
Astronauta Maya
19,99 € *
*
Los precios incluyen el IVA

Examine también estas categorías: Arqueología misteriosa, Página de inicio